lunes, 4 de mayo de 2009

PLANTAS DE INTERIOR

Continúa el calor. Riegue 1 ó 2 veces por semana y mantenga la humedad ambiental, si es necesario.

Prepare sus plantas para el invierno. Quite a las macetas una capa de tierra, sin dañar las raíces y agregue compost o mantillo y un poco de harina de hueso. También puede agregar abono de lombriz.

Fertilice con abono químico en pequeñas dosis. Las plantas de interior, que están protegidas y con calor, deben ser fertilizadas porque su metabolismo no se detiene: la planta trabaja igual.

Trasplante a una maceta más grande (sólo 2 ó 4 centímetros de diámetro) las plantas que lo necesiten, por haberse extendido demasiado sus raíces: (asoman, por debajo de la maceta).

Prepare bien el nuevo drenaje, con piedras y unos trozos de carbón de leña, para evitar- como ya dijimos, el exceso de acidez y la formación de gases.

Use una mezcla de 2 partes de tierra negra, 2 partes de mantillo y 1 parte de arena dulce.

Heléchos: mantenga su humedad, sin encharcar y fertilice cada 20 días.

TERRAZAS Y BALCONES

Siga regando abundantemente.

Haga una última aplicación de 15-15-15 a la tierra y al follaje;

Aplique también fertilizante foliar.

Mantenga todo limpio de flores y hojas secas.

Remueva superficialmente la tierra de macetas, macetones y jardineras. Si están muy llenas, quite un poco de tierra y agregue mantillo y harina de hueso.

También puede hacer trasplantes. Prepare como siempre la maceta con su buen drenaje, y use una mezcla de 3 partes de tierra, 2 de mantillo 1 de arena de río.

Si tiene azaleas, camelias, rodendros, hortencias, que requieren tierra acida, agregue 1 parte de turba o pinocha de púa desmenuzada.

No descuide sus plantas vivaces - si las tiene- igual que las anuales o bianuales. Corte flores secas, despunte y pince, para obtener ejemplares más frondosos y saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada